Cualquier producto publicitario tiene detrás una minuciosa planificación. Es decir, está basado en las técnicas publicitarias o los principios generales más efectivos. Si quieres especializarte en este ámbito, no te pierdas nuestro Postgrado Experto en Técnicas Publicitarias.

Veamos a continuación cuáles son las 3 técnicas publicitarias más efectivas.

3 técnicas publicitarias más usadas en los anuncios

Sean del tipo que sean, de la naturaleza que sean o del formato que tengan, todos los productos publicitarios están basados en alguna técnica de persuasión. Por ello, a continuación especificamos las técnicas más utilizadas en este sector de la publicidad y el marketing. Seguro que puedes identificar estas técnicas publicitarias en algunos de los anuncios que hayas visto, escuchado o leído recientemente.

1-. Técnica de aprobación social

Esta técnica consiste en anunciar un servicio o producto como una tendencia popular. Busca anunciar el producto como un elemento apoyado por una mayoría, con lo que parece la mejor opción. En definitiva, si un artículo es bueno para la mayoría de la sociedad, ¿por qué no debería serlo para nosotros? Se suelen usar eslóganes como «únete ahora» o «9 de cada 10 profesionales lo recomiendan». Con esta técnica, conseguimos que el público quiera sentirse parte de ese algo del que muchos ya forman parte.

2-. Técnicas de simpatía

Están a la orden del día actualmente. Son las técnicas publicitarias que buscan generar cercanía o simpatía al público objetivo. Por ejemplo, se utilizan formas de vestir concretas, una manera de atender familiar o cercana u otros elementos que hagan que el público se sienta cómodo y pueda aceptar la oferta.

Dentro de estas técnicas se encuentran las de usar a celebrities conocidas por el público objetivo para llamar la atención. Podremos encontrar estas técnicas en las redes sociales (con posts patrocinados), en los anuncios de televisión (presentados por personalidades famosas) o en otras piezas publicitarias.

3-. Técnicas publicitarias de la escasez

Consisten en hacer aumentar el valor del producto para que lo acepte más rápidamente. Para ello se utilizan los métodos de «escasez de producto», insinuando que quedan pocas unidades del mismo o que es muy difícil de obtener para incitar a su compra. También se utiliza la técnica de la fecha límite o de los descuentos adicionales.