Las imágenes siempre han sido un recurso especial para transmitir información. Y en la actualidad, existe un elevado consumo e intercambio de fotografías que se difunden para conseguir diferentes objetivos. Uno de ellos va en relación a convencer a la gente de que compre algún producto o servicio. Para lograr esto, la fotografía publicitaria es la clave.  ¿Quieres ampliar tus conocimientos en este tema? Entonces, sigue leyendo. O, echa un vistazo a nuestro Máster en Publicidad en Internet , y conviértete en todo un experto.

¿En qué consiste la fotografía publicitaria?

Seguro habrás visto imágenes demasiado bonitas que te provocan sensaciones y hasta te incitan a hacer algo. Esta es la meta principal de la publicidad a través de la fotografía. Es decir, no sólo te da información de algo, sino que te sitúa en algún contexto para que desees un producto.  A través de la creatividad y la originalidad de la foto, se podrá involucrar al cliente y llamar su atención hasta el nivel que se quiera.

El fotógrafo o el equipo de marketing utilizan diferentes técnicas para jugar con las fotografías y lograr diferentes efectos. Estos métodos van desde planear la iluminación, el encuadre, enfoques, hasta la edición. Ten en cuenta que con un equipo de cámaras, luces y un estudio profesional será más fácil llegar a los resultados planeados.

¿Existen diferentes tipos de imágenes publicitarias?

La respuesta es sí. Como mencionamos anteriormente, el estilo de la fotografía y su intención dependerán del objetivo de la campaña. Para aclarar esto, a continuación te explicaremos su clasificación para que puedas ejecutar de mejor manera el pedido de algún cliente.

Fotografía publicitaria corporativa

Este tipo es crucial para cualquier negocio. Por lo general, se percibe más en internet que en la calle. Estas imágenes dan a conocer cómo es la empresa, sus valores y el producto que venden.

Fotografía «lifestyle»

Las redes sociales seguro te bombardearan con estas fotografías. También las has visto en revistas, diarios o espectaculares. Su meta es vender un estilo de vida a las personas y hacer que estas quieran seguirlo. Va desde adquirir una casa, irse de viaje, tendencias de moda, entre otros.

Imagen de producto

Este tipo de fotografía presenta fielmente todos los atributos de cierto objeto. Su forma, color, textura, transparencia o tamaño, etcétera. Además, visualmente debe parecer muy atractivo y, si es posible, mostrar características subjetivas de más.

Imagen publicitaria gastronómica

Este tipo de imágenes es de nuestras favoritas pero también de las más complicadas. Se necesita gran habilidad para lograr que la gente vaya a comer algo que vio a través de una foto. Así que, para armar una imagen profesional de comida, hay que hacer un buen bodegón. La clave está en capturar la foto de diversos ángulos y con buena luz. Los detalles finales se perfeccionan en la edición.